viernes, 9 de diciembre de 2016

Tras cuernos, palos




Por Leslie Moreno, Hernán P. Floríndez y Rosa Laura.-
IDL REPORTEROS



En los tres reportajes previos de esta serie, IDL-Reporteros describió:
• Cómo Odebrecht se convirtió en la principal contratista del Estado peruano durante 15 años y tres gobiernos (Toledo, García y Humala) a través de la adjudicación – muchas veces en condiciones controvertidas– de 24 proyectos (15 obras y 9 concesiones) por más de 35 mil millones de soles (aproximadamente 10 mil millones de dólares).
• Cómo las obras contratadas con Odebrecht – incluyendo la carretera Interoceánica Norte y los tramos II y III de la Interoceánica Sur – se encarecieron por una suma mayor a 4 mil 600 millones de soles (más de 1,370 millones de dólares) de sobrecostos sumados a lo contratado.
• Cómo Odebrecht logró, además, cobrar otros 254 millones 656 mil dólares, a través de fáciles victorias conseguidas en arbitrajes sobre presuntas diferencias con el Estado. IDL-R consiguió 42 laudos arbitrales –26 más de los que figuran en el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado – que muestran la inmensa desproporción en los resultados arbitrales: Odebrecht ganó 35 de los 42 procesos y el Estado solamente siete. Lo que es peor: mientras Odebrecht ganó más de 250 millones de dólares, el Estado no recibió ni un centavo en sus siete resoluciones favorables.
Ahora, en esta entrega, IDL-R explica cómo y a través de quiénes ocurrió esa abrumadora desproporción en los resultados, con cientos de millones de dólares adicionales que fueron consistentemente pagados por el Estado; es decir, por todos nosotros.
Para empezar, IDL-R ha logrado determinar que más de la mitad de los 35 casos de arbitraje en los que el Estado fue derrotado se debió a deficiencias en las bases (contratos, modificaciones al contrato y expedientes técnicos) de los proyectos.
Es decir, se trató de errores o ambigüedades que debieron haber sido identificados antes que el Estado firmara los contratos; y que –lo que es peor –  se repitieron a lo largo de 11 años.  
¿Se trató de incompetencia sistemática del Estado, que no aprendió de errores previos a lo largo de los años?
En verdad, no.
Del total de veces que el Estado perdió por deficiencias en las bases, el 85% de ocasiones, es decir, en 17 casos, fue la propia Odebrecht  la responsable de realizar el expediente técnico o el proyecto de ingeniería de detalle sobre los que posteriormente la misma Odebrecht demandó al Estado peruano …y le ganó. Solo gracias a eso, la compañía recibió más de 114 millones de dólares.
Las carreteras interoceánicas estuvieron entre los proyectos más costosos realizados por la compañía en nuestro país. Durante el gobierno de Alejandro Toledo, en 2005, Odebrecht obtuvo la concesión, en consorcio, de los tramos II y III de IIRSA Sur y la concesión de IIRSA Norte. Estas tres obras tuvieron sobrecostos, en el orden mencionado, de 149%, 74% y 98%  con relación al monto contratado.
A la vez las tres acumularon la mayor cantidad de laudos de la empresa contra el Estado (30 de 42) en los que se perdió principalmente por deficiencias en las bases. Y fue Odebrecht –en los consorcios donde fue socia dominante– la que elaboró los expedientes técnicos o proyectos de ingeniería de detalle para las tres obras. Es decir: Odebrecht logró que el Estado firme y se responsabilice por un proyecto defectuoso hecho por la propia compañía y luego lo demandó para que le pague por esas fallas.
En el caso de IIRSA Sur tramo II, por ejemplo, el pago de la conservación de la vía no estaba prevista en el Proyecto Referencial ni en el expediente técnico que realizó el consorcio dominado por Odebrecht. Siendo obras indispensables, el laudo de arbitraje favoreció a la compañía con más de siete millones de dólares.
El segundo motivo en importancia por el que el Estado perdió arbitrajes fue por no responder dentro del plazo establecido o por no hacerlo del todo. ¿Es posible que el Estado pierda por no respetar los plazos fijados? No solo que pierda sino que pague. La demora del Estado le ha costado más de 27 millones de dólares.
Por ejemplo, en 2002 el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) contrató a Odebrecht para mejorar 42 kilómetros de la carretera entre el Puente Chino y Aguaytía en Ucayali por 31 millones 696 mil 420 dólares. En 2005 Odebrecht presentó observaciones contra la liquidación final aprobada por el MTC. Por ley el Estado tuvo 15 días para absolverlas, pero no lo hizo. Basándose en ello, el tribunal arbitral aprobó las observaciones de la compañía que le significaron más de 11 millones de dólares. La obra terminó con un sobrecosto de 41% respecto a lo contratado inicialmente.
De igual forma, en 2011 Odebrecht demandó al Estado para que le reconozca el dinero empleado por mantener sus equipos en el lugar de trabajo mientras esperaba la aprobación de su solicitud de reajuste de metrados, durante la construcción del tramo 2 de IIRSA Sur. El plazo para que la empresa reciba una respuesta era, según lo establecido en el contrato de Concesión, 10 días hábiles. Sin embargo, en los tres pedidos que realizó, el Estado se demoró 57, 54 y 28 días en enviar respuesta. Por esta demora, se le tuvo que pagar a la empresa más de 5 millones de dólares.
IDL-Reporteros identificó que las deficiencias en las bases de los proyectos y las respuestas fuera de plazo representan más del 70% de los motivos por los que el Estado perdió los arbitrajes.
¿Quiénes fueron  los árbitros encargados de dictaminar dichos laudos?
En las 42 controversias participaron 47 árbitros. En la mayoría de los casos, los árbitros designados por el Estado votaron a favor de Odebrecht, mientras que casi siempre los árbitros designados por la compañía votaron a favor de la misma. El voto de los presidentes de los tribunales arbitrales también fue mayoritariamente a favor de la empresa: 34 veces a favor de Odebrecht y solo 8 a favor del Estado.


Si deseas continuar leyendo este interesante trabajo de investigacion de IDL REPORTEROS haz click aqui:

https://idl-reporteros.pe/tras-cuernos-palos/



FUENTE : IDL REPORTEROS

Los sobrecostos de Odebrecht en Perú




Por IDL-Reporteros.- (*)


Mientras en Brasil el caso Lava Jato se aproxima al desenlace con una ya rutinaria velocidad de vértigo,  en el Perú pareciera derivar – por lo menos en cuanto al Estado se refiere– hacia el encubrimiento.Claro que hay excepciones vigorosas: el revelador Informe Pari; la persistente investigación de IDL-R. El aporte de ambos ha encaminado la investigación hacia hallazgos que ya permiten entrever la cercanía de descubrimientos decisivos.
Es difícil avanzar la investigación sin describir con el mayor orden y claridad posibles, los escenarios y las acciones del caso. Las grandes obras o servicios, sus contratos, precios y sobreprecios dentro de los que –como ha hecho clara la investigación judicial en Brasil– la corrupción hizo posible el enriquecimiento de algunos corruptos a costa de los sobrecostos y la falta de competencia cuyo precio finalmente pagó y paga el pueblo.
Entre las grandes empresas brasileñas incursas en el caso, la mayor es, como se sabe, Odebrecht, cuyo expresidente, Marcelo Odebrecht, negocia trabajosamente desde la cárcel los términos de su colaboración con la justicia. Cuando hable, si habla lo que sabe, su testimonio tendrá potencialmente un efecto revolucionario sobre la corrupción y sus actores, en Brasil y fuera de él.
¿Cuánto contrató, cobró y sobrecostó Odebrecht en el Perú?
IDL-Reporteros publicó en marzo de este año una primera radiografía de los 24 proyectos (15 obras y 9 concesiones) adjudicados a Odebrecht por el Estado peruano desde el 2001. En total, fueron más de 35 mil millones de soles contratados en los tres últimos gobiernos.
Ahora pasamos de los costos a los sobrecostos.
En este informe presentamos los sobrecostos de varias (no todas) las obras construidas por Odebrecht en Perú. En los últimos 16 años, la suma de esos costos adicionales es:



Este monto incluye el análisis de 15 obras y la etapa de construcción de la carretera Interoceánica Norte y Sur (tramo II y III).  Solo se ha incorporado en el cálculo las obras cuyos costos han podido ser estudiados en forma detallada por IDL-R.
Para este informe se realizaron más de setenta pedidos de información a entidades públicas de todo el país, solicitando contratos y adendas (modificaciones posteriores a la firma del contrato), así como las resoluciones que aprobaron las liquidaciones del costo final de las obras.
En los casos en que el monto del contrato fue adjudicado en dólares, se calculó en soles considerando el tipo de cambio de la fecha de la firma del contrato, según información del Ministerio de Economía y Finanzas.
En la siguiente infografía se muestra el detalle de los más de 452 millones de soles contratados inicialmente por Odebrecht en el sector saneamiento. También se señalan los costos finales en estos cinco proyectos –cuyos sobrecostos suman aproximadamente 67 millones de soles-  y el porcentaje en que aumentó respecto al monto contratado.

Si deseas conocer esta investigacion en detalle hecha por IDL REPORTEROS haz un click aqui:

https://idl-reporteros.pe/los-sobrecostos-de-odebrecht-en-peru/



(*) Este reportaje fue hecho por los periodistas Ernesto Cabral, Rosa Laura, Leslie Moreno, Hernán P. Floríndez y Luciana Tello. Programador: Diego Jara.

FUENTE : IDL REPORTEROS

Los contratos de Odebrecht en Perú

Por IDL-Reporteros.- (*)




Mientras en Brasil el caso Lava Jato avanza a velocidad de vértigo, con la investigación al expresidente Lula da Silva y la condena en primera instancia a Marcelo Odebrecht por los delitos de corrupción, lavado de dinero y asociación criminal, la información histórica sobre los contratos que hizo la transnacional Odebrecht con el gobierno peruano adquiere nueva relevancia.
En este informe detallamos los 24 proyectos administrados por Odebrecht, individualmente o en consorcio, en los últimos tres mandatos presidenciales. Los montos presentados son aquellos pactados en el momento de la firma del contrato: no hemos considerado en esta primera entrega los posteriores sobrecostos, que en varios casos multiplicaron el costo original. En los casos necesarios, se han convertido las sumas de dólares a soles según el tipo de cambio de la fecha.
¿Cuál es la diferencia entre contratos y concesiones? Para efectos de esta nota, el primero es un acuerdo -en este caso entre el Estado y Odebrecht- para obtener un bien o servicio a cambio del pago que recibe la compañía. En total, en los tres mandatos, la empresa se adjudicó 5 mil 537 millones 238 mil 816 soles.
En cambio, en una concesión el Estado cede la administración de un bien público a una empresa privada, durante un tiempo determinado. En este caso, el contrato determina un monto de inversión que la compañía debe ejecutar. Estos montos no son ganancias: la empresa eventualmente generará ingresos que, por supuesto, comprenden las utilidades, explotando el recurso público concesionado (por ejemplo, cobrando el peaje en una carretera) por el tiempo que especifica el contrato. Odebrecht firmó contratos de concesión por 29 mil 657 millones 848 mil 580 soles.

¿Cuánto contrató cada gobierno con Odebrecht?


Los contratos y conseciones de Odebrecht con las entidades del estado en los ultimos 15 años



La información presentada sobre proyectos, contratos, concesiones y montos fue obtenida a través de solicitudes de acceso a la información pública tramitadas en los ministerios y gobiernos regionales que contrataron con Odebrecht; información del Portal de Transparencia Económica, el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado y Proinversión; entrevistas con funcionarios de distintas dependencias estatales; así como información proporcionada por la propia compañía.
Si desea seguir esta interesante investigacion de IDL REPORTEROS hacer click aqui:
  https://idl-reporteros.pe/los-contratos-de-odebrecht-en-peru/

(*) Este reportaje fue hecho por los periodistas Ernesto Cabral, Rosa Laura, Leslie Moreno y Hernán P. Floríndez. Programadores: Diego Jara y Brayan Cruces.

FUENTE: IDL REPORTEROS

lunes, 7 de noviembre de 2016

El Correo delator

Nuevos correos electrónicos y mensajes de texto enviados desde los celulares de Léo Pinheiro, cuando era presidente de la constructora OAS, revelan cómo el entonces candidato Luis Castañeda intervino –durante la gestión de Susana Villarán – para que la empresa brasileña retire la publicidad del Proyecto Vía Parque Rímac [ex Línea Amarilla].


Por Romina Mella.-

Lucho me pidió q te llame porque está muy mortificado porque siguen haciendo publicidad en radio y TV sobre el proyecto. Yo ya conversé con Leonardo [Fracassi] y no tengo respuesta escribió por Whatsapp la abogada Giselle Zegarra al entonces presidente de la constructora brasileña OAS, Léo Pinheiro, el 26 de agosto del 2014.Por “Lucho”, Giselle Zegarra se refería a Luis Castañeda, que entonces era aún candidato en la campaña para las elecciones municipales de octubre de 2014, enfrentado a la alcaldesa Susana Villarán, que iba por la reelección. El proyecto en cuestión era Vía Parque Rímac, cuyo nombre original Línea Amarilla había sido cambiado durante el periodo de Villarán por modificaciones que incluyeron, entre otras cosas, el Proyecto Río Verde.Leonardo Fracassi, mencionado en el mensaje, era el director operacional de OAS para Perú, Colombia y Ecuador; ahora ocupa el cargo de director superintendente internacional de la compañía. Hola Giselle, voy a verificar eso y te llamo. A qué hora te puedo llamar? Besos, Léo Pinheiro. respondió el empresario, ahora condenado a 16 años de prisión por autorizar el pago de coimas para que OAS se beneficiara con contratos de Petrobras, en Brasil. Ok gracias. Me puedes llamar en cualquier momento saludos repuso Zegarra.Como describió IDL-Reporteros en el primer reportaje sobre el tema, Giselle Zegarra había sido gerente de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima durante las dos primeras gestiones de Castañeda. Fue ella quien suscribió el contrato de concesión de Línea Amarilla como representante del municipio, en noviembre de 2009. Luego fue contratada por OAS como consultora en 2014 para desarrollar un proyecto en la Costa Verde que sería presentado como una iniciativa privada nada menos que al municipio de Lima. En ese contexto Zegarra actuó como intermediaria entre Léo Pinheiro y Luis Castañeda.Además, IDL-Reporteros reveló mensajes de octubre y noviembre del 2014 que pusieron al descubierto las negociaciones que Castañeda –ya electo como alcalde pero dos meses antes de asumir la alcaldía– sostuvo con Pinheiro, a través de Zegarra, para que OAS no firmara el contrato del Proyecto Río Verde, forzando en los hechos su cancelación.Pero estos nuevos mensajes que datan de agosto de ese año —en plena campaña para las elecciones municipales—demuestran cómo Castañeda presionó para eliminar la publicidad que la concesionaria Lamsac [empresa concesionaria formada y controlada por OAS] desarrollaba para promocionar el Proyecto Vía Parque Rímac [ex Línea Amarilla] y que luego de no haber, aparentemente tenido éxito con los funcionarios locales, lo hizo nada menos que con el entonces presidente de OAS.Al día siguiente del intercambio de mensajes de Whatsapp entre Giselle Zegarra y Léo Pinheiro sobre el encargo de Castañeda de retirar la publicidad del Proyecto Vía Parque Rímac, Pinheiro envió un correo electrónico (el 27 de agosto del 2014) desde su cuenta corporativa a Zegarra:() Estamos verificando con la Agencia la disminución del plazo de la difusión del material [publicitario]. Ya suspendimos el anuncio en la televisión. Es una determinación de nuestros Socios (Fondo de Pensiones), siempre poner el material publicitario de la “marca” de nuestros Clientes- Poder Concedente. Te envío también en otro e-mail la publicidad difundida recientemente en medios de Brasil de nuestras concesionarias del Metro de Río y el Aeropuerto de Guarulhos, con la marca de los respectivos Poderes Concedentes. Es obligatorio aquí en Brasil. Vamos a resolver el pedido de nuestro querido Amigo. Necesito un poco de tiempo. Me disculpo por las molestias causadas. Besos.En el mail, Léo Pinheiro adjuntó once archivos que corresponden a los paneles publicitarios que la empresa había preparado para promocionar las distintas etapas del proyecto. Minutos después de enviado este mensaje, el empresario envió otro con los anuncios prometidos relacionados a los proyectos en Brasil.Pero hubo un pequeño detalle: los correos electrónicos fueron enviados a Giselle Zegarra pero no le llegaron a ella sino a Gonzalo Zegarra. Ambos tenían correos electrónicos virtualmente idénticos (gzegarra) salvo una letra final (la f) que tenía el correo de Giselle y que Pinheiro se olvidó de teclear. Cuestión de dedo, al fin y al cabo, y cambio de destino.Gonzalo Zegarra es un periodista peruano que radica en Argentina desde algunos años y trabaja en el portal periodístico Infobae América. Antes lo hizo en Yahoo Noticias y El Clarín. No fue ese el único mail dirigido a Giselle Zegarra que terminó en su carpeta de correo. Desde hace más de seis años Gonzalo Zegarra recibe esporádicamente correos electrónicos dirigidos a la ex funcionaria, entre ellos los de Léo Pinheiro, abogados y algunas otras personas vinculadas a Luis Castañeda.Por una confusión que se suele repetir los recibí”, indicó Gonzalo Zegarra a IDL-R.



Luego de leer El champagne que no se descorchó, Gonzalo Zegarra contactó a IDL-Reporteros y entregó los correos electrónicos que versaban sobre la investigación. Juntos, los Whatsapp y los email indican en forma mucho más precisa las negociaciones y las presiones que llevaron a OAS a incumplir acuerdos con la administración de Villarán para hacerlos con la de Castañeda.Entre setiembre de 2014 y enero de 2015, Giselle Zegarra trabajó como consultora para OAS. Además de hacer de intermediaria entre Castañeda y Pinheiro, la abogada propuso otros negocios al empresario, como muestra un mensaje de Whatsapp del 17 de setiembre de 2014:GZ:    Hola. Una consulta ustedes tienen algún proyecto de polo petroquimico? [sic]LP:     Hola Giselle, estoy en África. Como inversor no. Como constructor algunos. Besos.GZ:    Ok. Conversemos en Lima hay una buena oportunidad para un megaproyecto.LP:     Ok. Me Gusta mucho. Besos.Del gusto no pasó, pues en noviembre del 2014 Léo Pinheiro fue capturado en Brasil como parte de la mega-investigación de corrupción Lava Jato. Al año siguiente fue sentenciado a 16 años y 4 meses de prisión por los delitos de corrupción activa, lavado de dinero y crimen organizado.A Giselle Zegarra le fue mucho mejor. El 13 de enero de 2015, un día después de acabar su consultoría con OAS como ella misma ha señalado a IDL-R en una entrevista vía correo electrónico del 12 de octubre pasado—fue contratada como consultora por la gestión de Castañeda para hacer un informe de diagnóstico del estado situacional” del contrato de concesión del Proyecto Línea Amarilla.
Luis Castañeda, en su reciente presentación a la Comisión de Transportes y Comunicaciones trató de restar importancia a su vínculo con Giselle Zegarra. La tiene difícil. Zegarra no solo fue funcionaria de confianza o consultora en sus tres periodos como alcalde; es también militante de Solidaridad Nacional. Según el Registro de Organizaciones Políticas (ROP), la abogada está inscrita en el partido desde 2004, pero postuló en el 2000 al Congreso por Solidaridad Nacional.
Es que el testimonio de los Whatsapp y ahora de los email es tan elocuente que hasta hizo hablar, y errar, al ‘Mudo’.


FUENTE:Publicación conjunta de Caretas e IDL-Reporteros